¿Cuando nos hemos perdido?

Escrito por Espacio Gestalt el . Posteado en formacion terapia gestalt, Reflexiones

A veces volvemos una y otra vez al espacio conocido, a la falsa seguridad de lo ya sabido, esa que ya no puede aportar más novedad, que ya no nos nutre y por tanto no va a favorecer la asimilación y el crecimiento.
Hacemos como que no sabemos lo que sabemos, que no tenemos las herramientas que tenemos, que no tenemos las experiencias que tenemos y hacemos una regresión, entendida como parálisis muscular y desensibilización.
Nos dejamos invadir por el no saber, cuando sabemos, con el no poder, cuando ya podemos, ¿En que momento hemos perdido el camino adelantado? ¿Que o quien ha formado parte del momento del comienzo del olvido? ¿Que podemos necesitar para re-actualizarnos?

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

  • david

    |

    Vuestro comentario me pone en contacto con cosas conocidas y presentes: la excitación, la necesidad de movimiento, el riesgo, el miedo y como consecuencia la detención de ese movimiento y el estancamiento por la falta de seguridad. Pero como decís, la seguridad es solo una ilusión, la creencia de que nos podemos aferrar a algo que va a permanecer sin sorpresas. Y vuelven a mi cabeza las conocidas palabras( de algún filósofo griego creo) «lo único que permanece es el cambio» .

    Responder

    • espaciogestalt

      |

      Comparto completamente tu reflexión, el movimiento y el cambio como lo que permanece; y yo añadiría que el concepto gestáltico de fe nos añadiría «sabiendo que al paso siguiente seguirá habiendo un suelo donde pisar.

      Responder

  • Mª José

    |

    …al ¿cuándo nos perdimos? le añadaría ¿durante cuanto tiempo hemoms estado perdidos?…hace poco leí un libro en el que la autoría decía: «He terminado por corroborar que la acción más importante de mi vida es despertar. Despertar del letargo impuesto por la espesa realidad»…
    Son tantos años inculcando los grandes y supremos introyectos sobre la seguridad y la repetición de patrones, que el salir de ahí comporta una implicación tan grande que no todas las personas están dispuestas a asumir…y aún cuando crees que estás dispuesta a hacerlo, resulta que lo haces porque estas aferrada a algo que te aporta seguridad…neurótica seguridad….
    Despertarte y arriesgarte son dos palabras muy fáciles de escribir, pero no tan fáciles de vivenciar hasta que las vivencias…así es la gestalt: la vida en estado puro…y sólo se puede vivir la vida estando viva…

    Responder

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.